Hepatitis C: Un problema de salud Mundial

WEYSLAB | Laboratorio Clínico y Consultorio Médico » Noticias » Hepatitis C: Un problema de salud Mundial

La hepatitis C es una enfermedad contagiosa, causada por el virus de la Hepatitis C. Clínicamente se presente generalmente sin síntomas, aunque progresa en la mayoría de los casos a la cronicidad y puede producir cirrosis y cáncer de hígado.

La transmisión se produce cuando la sangre infectada entra en contacto con una persona susceptible. La OMS estima que el 3% de la población mundial se encuentra infectada (cerca de 170 millones de personas) en forma crónica, por lo tanto tienen riesgo de sufrir cirrosis hepática o cáncer de hígado y cada año mueren más de 350000 personas por causa de enfermedades relacionadas con el virus de hepatitis C, y se presenta como una de las principales indicaciónes de trasplante hepático.


Distribución Geográfica
La hepatitis C tiene una amplia distribución mundial. En algunos países la prevalencia supera el 5%. Esta distribución también se ve afectada por las vías de transmisión que también varían geográficamente.
Transmisión
El virus de la hepatitis C se transmite generalmente por exposición a sangre de una persona nfectada.

  • Al recibir sangre, derivados sanguíneos o injerto de órganos contaminados
  • Por inyecciones aplicadas con jeringas contaminadas; en personal sanitario, por pinchazos con agujas contaminadas
  • Uso de drogas endovenosas, compartir canutos para inhalar drogas
  • Embarazadas infectadas pueden transmitir la enfermedad al niño
  • Mucho menos frecuente es la transmisión por vía sexual
    NO se transmite por leche materna, agua ni alimentos. Tampoco por contacto social, tal como besos, o compartir bebidas o alimentos.
    Cuadro Clínico
    La hepatitis C tiene un periodo de incubación que dura entre 2 semanas y 6 meses. Después de la infección inicial, aproximadamente el 80% de las personas no manifiestan síntoma alguno. Algunas personas pueden presentar un cuadro clínico agudo con fiebre, fatiga, falta de apetito, náuseas, vómitos, dolores abdominales, coloración oscura de la orina, heces de color grisáceo, dolores en las articulaciones e ictericia (coloración amarilla de la piel y el blanco de los ojos).
    Aproximadamente, entre el 75% y el 85 % de las personas que padecen la infección inicial contraen una enfermedad crónica, y entre el 60% y el 70% de las que padecen la infección crónica sufren una hepatopatía crónica; entre un 5% y un 20% contraen cirrosis; y entre un 1% y un 5% mueren por cirrosis o cáncer del hígado.
    Diagnóstico
    Habitualmente el diagnóstico en la forma aguda no es posible hacerlo, dado que no aparecen síntomas.
    El diagnóstico de la infección crónica se realiza mediante la detección de anticuerpos contra hepatitis C en la sangre, esto indica que la persona está o estuvo infectada, por lo tanto la detección del ARN del virus en la sangre es lo que confirma la infección.
    Se recomienda hacerse la prueba a aquellos que:
  • Recibieron sangre, productos sanguíneos u órganos antes de que se implantaran las pruebas de tamizaje del virus de la hepatitis C (antes del año 1995) Utilizan o han utilizado drogas endovenosas o inhalatorias (aunque haya sido hace muchos años- Se encuentran en hemodiálisis crónica
  • Trabajan en actividades sanitarias
  • Se encuentran Infectados por el VIH
  • Tienen enfermedades hepáticas o pruebas funcionales hepáticas alteradas;
  • Nacieron de mujeres infectadas
    Tratamiento
    La hepatitis C no siempre requiere tratamiento. Hay 6 genotipos del virus y cada uno puede responder de distinta manera al tratamiento; por tal motivo, antes de comenzarlo es preciso efectuar la evaluación cuidadosa para determinar el método más apropiado para el enfermo. Los tratamientos propuestos actualmente incluyen Interferon, Ribavirina y para determinados genotipos Boceprevir o Telaprevir, todas estas drogas presentan ciertos efectos adversos que pueden no ser tolerados por todos los pacientes.
    Actualmente la industria farmacéutica está desarrollando nuevas drogas que se postula tendrán menos efectos adversos y buena respuesta.
    Prevención

No hay vacunas para prevenir la infección por el virus de la hepatitis C; pero el riesgo de infección se puede reducir evitando- los productos sanguíneos que no sean seguros

  • el consumo de drogas ilícitas inyectables y el intercambio de material de inyección
  • el intercambio de objetos personales punzocortantes que puedan estar contaminados por sangre infectada
  • el tatuaje, las perforaciones ornamentales (piercing) y la acupuntura realizados con material contaminado
  • la recogida y eliminación de objetos punzocortantes que no siguen las medidas de bioseguridad
    Ante cualquier situación de riesgo, o duda con respecto a la hepatitis C, es importante destacar que en el Hospital Central se encuentra el Programa Provincial de Hepatitis
    Virales (PRHEVI) que ofrece a pacientes sin cobertura social, métodos de diagnóstico, consulta especializada por médicos hepatólogos, y tratamiento.
    Con motivo de conmemorarse el 28 de julio el Día Mundial de Hepatitis, se informará portunamente las actividades a realizarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios